Familias con PERTHES.net

Grupo de apoyo para las familias de habla hispana. Desde 1.999.

YO TUVE PERTHES

Álvaro

Aproximadamente con 7 años, empecé a decirles a mis padres que cuando caminaba me dolía, entonces me llevaron al médico, pero claro, no sabían qué tenía, a mí, lógicamente me seguía doliendo, así que volvía a ir al médico, estuve varias ocasiones, entonces me mandaron reposo de 1 semana, volví y otra semana de reposo, en esta situación estuve 2 meses, pero yo era un niño bastante inquieto, hiperactivo, juguetón y travieso, por lo que mi madre me compró unas muletas para que no estuviera encerrado.

Al principio me jodió un poco este rollo de no poder caminar, etc. Pero luego me fui acostumbrando y las muletas eran mis piernas, yo corría, jugaba al futbol, saltaba escaleras, caminaba con las muletas sin apoyar los pies, no había nada que hiciera otro niño que yo no hiciera, si otros podían yo también podía pero claro, sin apoyar el pie jeje.

Mi familia si se que lo pasaron mal, no sabían cuando se me quitaría, o quizás no se me quitaría nunca, los médicos simplemente nos decían que no hay cura, que la única cura era el tiempo y claro, ellos se preocupaban mucho y en esa época no había tanta información como la que hay ahora, ni grupo del Facebook, ni nada parecido. Yo como era un niño pues me limitaba a vivir y era un niño tan normal.

La única parte de esos años que no me gustaba era tener que ir al médico tantas veces, todavía recuerdo perfectamente esas eternas esperas en el hospital, que fueron muchísimas y que yo ni soportaba ni todavía lo soporto, tener que esperar, porque era muy inquieto. Cuando me daban una silla de ruedas me ponía por los pasillos a correr y a hacer el caballito e incluso en varias ocasiones me caí de espalda.

También recuerdo que en el colegio cuando hacían simulacros de incendio a mi al principio me decían que no lo hiciera por si me podía caer… ja ja ja, pero yo bajaba más rápido que cualquier niño porque de un salto bajaba un tramo de escalones como si fuera el “Salto del Pastor Canario”.

Todos los años se hacía una carrera en la que participaban miles de niños y yo me emperré en que quería apuntarme, pero la organización no me lo permitió, cosa que me jode porque además estoy 100% seguro que no hubiese llegado en último, corría con las muletas más rápido que muchos de mis amigos.

Todo esto viene a que yo era muy feliz con mis muletas y me lo pasaba bien como cualquier niño, incluso el día en que me dijeron que ya no me hacían falta, yo quería seguir con ellas pues era a lo que estaba acostumbrado y no me suponían ningún problema.

Todavía hay personas que veo y que no veía desde hace años y todo el mundo me recuerda como “el niño travieso de las muletas” porque hacía de todo.

También decir que a mi en ningún momento me operaron, ni me pusieron esas ayudas de hierro, simplemente muletas y para no tener que mantener yo el pie en alto pues a veces usaba como un cinto, que con una cadena y una tobillera me mantenía el pie en alto (no lo use mucho, porque me parecía más incomodo).

Y no se qué mas contar, perdonen por mis aburridas anécdotas y por este desorden en mi historia pero iba escribiendo según me acordaba de las cosas, pero eso, que tengan esperanza porque todo en esta vida pasa, y nada debe ser más fuerte que nosotros mismos… mucha fuerza a esas familias y a esos niños, hay que tomárselo con alegría y dejen que los pequeños corran y hagan lo que cualquier otro niño, porque como pongo en mi historia, se puede!

Esto es un vídeo ya de grande haciendo lo que en la historia cuento de caminar sin apoyar los pies. Es que veo unas muletas y me entra nostalgia y bonitos recuerdos, así que juego con ellas http://www.youtube.com/watch?v=JzFQoQcdPoM

Álvaro B.

 

Publicado en: Noviembre de 2013.

© 1999-2013 www.familiasconperthes.net. Todos los derechos reservados. Fecha de actualización: 19/11/2013

Los autores de ésta página no nos responsabilizamos de los errores u omisiones cometidos en el texto, ni de los testimonios presentados.